Un día en Santiago de Compostela


Santiago es una ciudad relativamente pequeña pero tiene muchísimas cosas para ver y un día para dedicarle, se te hará corto como me ha pasado a mí.
 
La primera recomendación que doy es que "te prepares para andar", y si también eres amante de la fotografía, llévate un buen gran angular para captarlo todo mejor, ya que las calles son estrechas y los monumentos muy grandes. Recorrer a pie la "capital de Galicia" donde la piedra es arte, es la mejor forma, por algo es Patrimonio de la Humanidad.

Si llegas en bus o tren, la estación está relativamente cerca del centro y es una buena opción, pero si te desplazas en coche uno de los parkings más baratos para dejarlo y olvidarte de él en todo el día es el del Parque Belvís

Como he comentado hay mucho para ver, hay infinidad de monasterios, iglesias, museos, parques y jardines... y por supuesto su plato fuerte "La Catedral" meca de todos los peregrinos que recorren los múltiples Caminos a Santiago

Con esta dichosa pandemia que nos ha tocado vivir, todo ha cambiado mucho, y Santiago también. El bullicio de gente, peregrinos y estudiantes que alegraban sus calles y bares, ahora no lo hay aunque esperemos que todo vuelva a su cauce.

Además este año 2021 es "Año Santo" o Xacobeo y es una buena oportunidad para atravesar la Puerta Santa que solo se abre en estas ocasiones. 


Iré enumerando lo más destacado siguiendo la ruta que hemos hecho. Lógicamente es solo una idea y la podéis cambiar a vuestro antojo. 

Colegiata de Santa María del Sar

Por ser el punto más alejado del centro histórico, será nuestra primera parada antes de dejar el coche en el parking.


Se encuentra a orillas del río Sar y se puede llegar directamente en coche ya que hay bastante sitio para aparcar.

Fue construida en el siglo XII, es de estilo románico y lo primero que llama la atención son los grandes arbotantes construidos entre los siglos XVII y XVIII para evitar su derrumbe. En el interior se pueden ver las columnas inclinadas hacia las naves laterales. 


 Anexo está el edificio que alberga el Museo con jardín y parque infantil


Convento de San Domingos de Bonaval - Museo do Pobo Galego

Una vez dejado el coche en el Aparcamiento Municipal del Parque Belvís, atravesamos sus amplias praderas y jardines dejando atrás el Convento de Belvís y el Seminario Menor, para subir hacia la Iglesia gótica de Santo Domingos de Bonaval.


La iglesia fue construida en el siglo XIV con el convento anexo del XIII, a través del cual se accede al Panteón de los Gallegos Ilustres donde reposan entre otros, Rosalía de Castro, Castelao, Alfredo Brañas, Ramón Cabanillas y Francisco Asorey. 

El convento fue reedificado en el siglo XIV con reformas y ampliaciones realizadas en el siglo XVII. En 1912 fue declarado Monumento Nacional y en él está el Museo do Pobo Galego, con un recorrido por la etnográfica de Galicia con distintas salas dedicadas al mar, la agricultura, los oficios artesanales o el traje gallego. Aquí está la superfotografiada escalera triple de caracol de Domingo de Andrade, obra emblemática del barroco compostelano en la que cada una de sus rampas es independiente y conduce a diferentes pisos.

Enfrente está el Centro Galego de Arte Contemporáneo -CGAC- edificio modernista del portugués Álvaro Siza cuya arquitectura destaca a todo lo que veremos por la zona.

Tras el edificio del Convento hay otro parque emblemático de la ciudad, el Parque de Bonaval también diseñado por Álvaro Siza en la antigua finca y cementerio del convento dominico. 

Antiguo Hospital e Iglesia de San Roque  


Edificio originario del siglo XVI en la calle San Roque, para albergar enfermos de la epidemia de peste. Fue transformado en el XVIII y rehabilitado en el año 2001 para albergar las oficinas de la Xunta de Galicia de Política Lingüística. 

La iglesia anexa es del siglo XVIII de estilo barroco.

Convento de Santa Clara

Unos metros calle arriba se encuentra el edificio del siglo XVII cuyo origen se remonta al XIII, con una impresionante fachada típica del barroco compostelano, trazada por Simón Rodríguez en el siglo XVIII.


Convento de San Francisco

Bajando ya hacia el casco antiguo de la ciudad, vemos el templo barroco de San Francisco de Valdediós fundado por San Francisco de Asís en su visita a Santiago en 1214, en terrenos comprados a los monjes de San Martiño Pinario. 

Su fundación está envuelta en leyendas y se dice que San Francisco encargó su construcción a un carbonero llamado Cotolai que lo había acogido en su casa de Monte Pedroso, quien encontró un tesoro con el que pudo costear esta obra. 


El famoso Cotolai está enterrado en su interior y su sepulcro junto a los arcos del claustro, es lo que se conserva de la edificación original, el resto se construyó entre 1742 y 1749. 

En las instalaciones del antiguo convento hay en la actualidad un Hotel - Monumento y anexo el Museo de Terra Santa

La iglesia es construida por Simón Rodríguez con planta de cruz latina con una imponente fachada barroca en su parte baja y neoclásica en la parte superior. En ella destacan cuatro grandes columnas dóricas con la imagen de San Francisco en el centro. 

En la parte alta del atrio hay un monumento a San Francisco realizado por Francisco Asorey en 1926. 


En el interior destaca el crucero cubierto por una bóveda de cañón con cúpula de Fray Manuel Caeiro, el retablo mayor realizado por Miguel de Romay en 1714. 

El templo es conocido como Iglesia de los Terciarios o de la Venerable Orden Tercera, y el complejo comprende la iglesia-capilla, sacristía-antigua capilla y el cementerio de la citada Tercera Orden Franciscana. 

Plaza del Obradoiro

Continuando por la calle San Francisco donde destaca el edificio de la Facultad de Medicina, llegamos al centro monumental por excelencia, donde nos detendremos y visualizaremos con calma para no perdernos detalle.


Continúan las obras en la catedral, por lo que la veremos entre andamios y grúas, estando todavía tapada la gran escalinata de acceso principal del siglo XVII. 

La imponente Catedral parece eclipsarlo todo, pero si hacemos un recorrido 360º, veremos el Hostal de los Reyes Católicos, hoy parador nacional y antes hospital de peregrinos; el Colegio de San Xerome, sede del rectorado de la universidad, y el Palacio de Raxoi, sede del Ayuntamiento de Santiago. Vayamos por partes 😀

La Fachada del Obradoiro es la parte oeste que veremos de la Catedral desde la plaza. La Catedral fue construida a partir de 1075 sobre el lugar donde apareció el sepulcro del Apóstol, y entre los siglos XVII y XVIII se construye esta fachada con 74 metros de altura. 

A la izquierda está el Palacio arzobispal de Xelmírez mandado construir a partir de 1120 por el primer arzobispo de Santiago, Diego Xelmírez. Están con obras de limpieza y rehabilitación, por lo que no es visible en la actualidad. 


Giramos la vista hacia la izquierda y vemos el Hostal de los Reyes Católicos construido a partir de 1501 por mandato de los Reyes Católicos por el arquitecto Enrique de Egas, como hospital de peregrinos. 

No me extenderé demasiado en su ornamentación ya que hay muchísima información en multitud de  páginas de turismo e incluso en la del propio Ayuntamiento. Desde 1954 es Parador Nacional. 


Palacio de Raxoi

Último edificio en construirse de la plaza a finales del siglo XVIII que hasta entonces estaba abierta y era conocida primero como Plaza del Hospital y Plaza Mayor posteriormente. Es de estilo neoclásico y lleva el nombre de su arzobispo fundador. Realizado por el ingeniero francés Charles Lemaur como seminario de confesores y residencia para los niños del coro de la catedral, además de ser cárcel civil y eclesiástica. Actualmente es sede del Ayuntamiento de Santiago y de la Presidencia de la Xunta de Galicia.

Bajo sus soportales tendremos una buena perspectiva de la fachada de la Catedral.


Colegio de San Xerome

Siguiendo con nuestro "giro" nos encontramos con el actual Rectorado de la Universidad en un edificio fundado en el siglo XVI por el arzobispo Fonseca III para acoger a estudiantes pobres de Artes. Su fachada principal se orienta hacia la Plaza del Obradoiro y destaca su portada que perteneció al viejo hospital de peregrinos de la Azabachería. 


En ella destacan las figuras de Santo Domingo de Guzmán, San Juan Evangelista, Santiago, San Pedro, San Pablo y San Francisco de Asís, y en el tímpano, la Virgen con el Niño, todo presidido por el escudo de Fonseca.


No debemos abandonar esta plaza sin atravesar el Arco de Xelmírez y sus escaleras donde siempre podíamos escuchar alguna sesión de gaita o de cualquier otro instrumento, ya que se dice que su acústica es única. Ahora ya no hay artistas, ni músicos, ni ná de ná... cosas del Covid 😔 .


Plaza de las Platerías y Plaza de la Quintana

De dimensiones mucho más pequeñas que la del Obradoiro, estas dos plazas que rodean la Catedral también tienen mucho encanto.

La primera plaza que vemos subiendo por la calle Fonseca es la de Platerías o Praterías ya que en ella estaban situados todos los talleres de los orfebres en la antigüedad y ahora verás muchas joyerías.

En el centro está la Fuente de los Caballos, al fondo la Casa del Cabildo, a la izquierda la Casa del Deán y el Museo de las Peregrinaciones donde antes estaba el Banco de España. 


Subiendo las escaleras accedemos a la Plaza de la Quintana de Mortos, ya que fue lugar de enterramientos hasta 1780. Y es que esta plaza está dividida en dos planos y el superior es el de Quintana de Vivos, claro está 😀


A la derecha el gran muro del Monasterio de San Paio de Antealtares fundado por Alfonso II en el siglo IX para custodiar el recién descubierto sepulcro del Apóstol. Hoy el edificio lo habitan monjas benedictinas de clausura y en su iglesia está el Museo de Arte Sacro.


Aquí tenemos la Torre del Reloj de la Catedral que recibe el nombre de Torre de Berenguela en honor al arzobispo Berenguel de Landoira que ordenó su construcción en el siglo XIV. 

A su derecha la puerta del Pórtico Real y es por donde se sale de la visita a la catedral ahora que está en obras; a continuación vemos el monolito cuya sobra nocturna refleja un peregrino cargado de leyendas, y la famosa Puerta Santa, meta de peregrinos y por donde accederemos al interior de la Catedral ya que, como os he comentado, está abierta por ser Año Santo Xacobeo.


No exagero si digo que hace unos treinta años que no visito el interior de la Catedral, o sea que ya toca! 

Hay zonas que todavía están tapiadas por las obras de restauración, pero lo que ya se puede visitar está muy cambiado. La limpieza que le han dado a la piedra ha variado su aspecto y de los rituales clásicos que se deben realizar como - Atravesar el Pórtico de la Gloria, - dar los 3 cabezazos al Santo dos Croques, - apoyar la mano en el parteluz, -abrazar al Apóstol y visitar la cripta, solamente será ésta última la que podrás hacer.


 Tendremos que esperar a la finalización de las obras para ver el resultado final.



Monasterio de San Martín Pinario

El edificio está a continuación de la Plaza de la Inmaculada y anexo al Seminario Mayor. Fue fundado por un grupo de benedictinos y destaca su hermosa fachada plateresca. 


Es hora ya de tomarse un café o un vinito y aprovechar para un descanso, por lo que nos vamos a dejar perder por las rúas do Vilar y do Franco, estrechas calles emblemáticas del casco histórico en las que están la mayoría de los bares de ambiente.   

La afluencia de público ha bajado muchísimo pero las costumbres de servirte una tapa - pincho o dos acompañando la bebida, no se ha perdido.


En la rúa do Vilar está la Oficina de Turismo, por si queréis aprovechar y ampliar información de vuestra visita a la ciudad.

Llega la hora de comer 

Hay multitud de bares y restaurantes con buena oferta gastronómica por la ciudad, la mayoría ofrecen menú del día y si te alejas un poco del centro, saldrá más barato.

Nosotros hemos optado por la avenida de Figueroa enfrente a la Comisaría de Policía, hay varios restaurantes seguidos y tendréis para elegir.  

Colegio y Plaza de Fonseca


Colegio fundado en el siglo XVI por el arzobispo Alonso III de Fonseca en la que había sido su residencia y la de su familia. 

Lo más visitado es su claustro plateresco presidido por el monumento a su fundador obra de Gil de Hontañón. Está declarado BIC desde 1931.

En la actualidad acoge la Biblioteca General de la Universidad y tuvo diferentes usos a lo largo de su historia como: ​ Colegio mayor, Convento, Hostal, Seminario de Estudios Gallegos, Facultad de Medicina, Facultad de Farmacia, Facultad de Económicas y Sede del Parlamento de Galicia. 


Frente a la fachada del edificio se encuentra la Plaza con una fuente de cantería central.

** Curiosidades

Seguro que te llama la atención, como me ha pasado a mí, el ver una placa en muchos edificios del casco histórico con el rótulo de "Seguros Mutuos SANTIAGO"


La historia de estos azulejos se remonta al siglo XIX y está ligada al origen de los Cuerpos de Bomberos Profesionales y de las Compañías de Seguros. Las podemos ver en muchos cascos históricos de España aunque con otras denominaciones como "Asegurada de Incendios" por ejemplo, y se trataba de identificar las casas que estaban protegidas por este seguro.

En la ciudad de Santiago había un concierto entre el Ayuntamiento y la Compañía de Seguros Mutuos Contra Incendios, y se identificaban mediante este tipo de azulejos. 


Otra cosa que nos ha llamado la atención es el tamaño de las chimeneas de la mayoría de las casas 😯
bastante desproporcionadas para el tamaño de las viviendas.

Pues bien, se trata de "poderío" ni más ni menos. Se suponía que una casa que tenía una chimenea muy grande es porque tenía una cocina muy grande y por eso se construían esas grandes chimeneas sobresalientes de los tejados, para aparentar 😀

Colegio San Clemente de Pasantes

De camino hacia la Alameda pasamos por este gran edificio que nos llamó la atención. Se trata del actual IES Rosalía de Castro


Con una labrada fachada barroca, fue fundado en 1610 por el arzobispo Juan de Sanclemente y Torquemada como Colegio de Teología y se le añade el sobrenombre de Pasantes porque solo se admitían a personas que hubiesen terminado la carrera, Doctores.  

Fue también sede de la Real Sociedad Económica de Amigos del País, del Museo Arqueológico y Facultad de Derecho entre otras. 

Parque de la Alameda

Empapados ya de arte, historia y cultura, ahora nos toca dar un relajante paseo por uno de los parques públicos más grandes y frecuentados de la ciudad, la Alameda.

Fonte de San Clemente

En sus 85000 metros cuadrados, su espacio se divide en 3 partes diferenciadas: el Paseo de la Alameda, la Carballeira de Santa Susana (robledal) y el Paseo de la Herradura

Nada más pasar la Fuente de San Clemente vemos la archifotografiada estatua de "Las 2 Marías", dos hermanas, Maruxa y Coralia, que se convirtieron en personajes populares a mediados del siglo XX por su peculiar forma de vestir y su paseo diario a las 2 en punto de la tarde para flirtear con los universitarios. La historia de la persecución a la que fueron sometidas por su condición política, ya es otra cosa aparte. 


Una foto con ellas y proseguimos el paseo.

Dejando la cafetería a la izquierda, seguimos el Paseo da Ferradura bajo la sombra de los grandes castaños de Indias hacia uno de los Miradores hacia la Catedral más bonitos y al Banco de los Enamorados.


En uno de los bancos nos encontramos con un personaje inmortalizado en bronce muy solicitado para sentarse a su lado, se trata del gran Don Ramón María del Valle-Inclán, el insigne novelista y poeta español considerado figura clave de la literatura española del siglo XX.


Un gran eucalipto rodeado por un banco, el Banco de los Enamorados, nos ofrece una buena vista hacia la Catedral.

Fuentes, jardines, estanques, bancos, estatuas, palomar, palco de la música, capilla de Santa Susana, iglesia del Pilar... todo ésto y más encontraremos paseando entre el simple sonido del canto de los pájaros. 


Se acerca la hora de abandonar esta histórica ciudad, y aunque sin ganas de marchar, debemos ir aproximándonos a nuestro punto de partida, ya que nos queda una hora de viaje hasta Vigo.

Pasamos por la rúa Nova paralela a la rúa do Vilar con sus bonitos soportales y tiendas para tomar un último "tentempié" en las inmediaciones del

Mercado de Abastos


Varias naves diferenciadas con productos frescos y una zona especial para la restauración donde te cocinan lo que has comprado si quieres, o también puedes elegir la calle lateral al Mercado, la rúa das Ameas con muchos locales para elegir con diferentes estilos.


Justo al lado del mercado está el Colegio Mayor de San Agustín fundado la Compañía de Jesús en 1964 y adscrito a la Universidad de Santiago de Compostela, en las instalaciones de un Convento del siglo XVII. 

Hasta aquí nuestro día en la capital de Galicia, ciudad Patrimonio de la Humanidad, meta del Camino de Santiago... queda mucho por ver, lo sé, como por ejemplo ir a la "Ciudad de la Cultura y el Monte Gaiás" pero eso lo dejaremos para otra ocasión.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios:

Nuno dijo...

Una ciudad muy bonita. Recomiendo a todo el mundo que la visite. Qué ver en Santiago de Compostela

Susi Suárez dijo...

Una joya. Gracias Nuno por tus comentarios 👋

+ entradas que te pueden interesar