Ruta a las Cárcavas o Torcas de Barrientos


En el ayuntamiento de Valderrey está la localidad de Barrientos a orillas del río Tuerto y cerca de Astorga. Allí es donde vamos a descubrir una zona de gran valor histórico, cultural, paisajístico y geológico, son las Torcas de Barrientos.

Para llegar hasta los Montes de Barrientos nos desviaremos desde la N-VI o la A6 para coger la carretera de Riego de la Vega a Veguellina de Órbigo. Una vez pasado el pueblo de Riego, debemos llegar hasta Posadilla y coger el cruce hacia Barrientos.

Al final de la calle Santa Ana, junto al paso a nivel, veremos el cartel indicativo de la ruta a pie hasta las cárcavas, de dificultad moderada con 6,7 kilómetros de recorrido circular.

Llevar agua abundante, calzado cómodo y gorro, ya que el sol pega con fuerza 🌞


El sendero se va complicando por la subida que hay hasta llegar hasta el Teso de la Ermita y el "Carrochano", una calzada por la que subían los carros de bueyes para llegar al monte, a las zonas de cultivo y a las tejeras.

Luego seguiremos el sendero por la cima un poco por intuición, ya que a pesar de que la señalización en madera se puso en verano del año 2021, ahora es inexistente. Hay que cruzar la colina de un lado a otro, no tiene pérdida, además nos acompañará el olor a tomillo y encina bajo la sombra de pinos y robles en algunos tramos.

Cada rincón es un estupendo mirador hacia los barrancos con las varias tonalidades de ocre que adquieren las montañas. 

Bajaremos por otro camino hacia el cementerio de Barrientos donde está la antigua iglesia de estilo gótico tardío, y a pocos metros, nuestro punto de partida.

Si queréis acercaros en coche, el acceso se puede hacer por una pista a mano izquierda que cogeremos pasado el pueblo de Posadilla, que comienza con un puente sobre la vía del tren. 

Al estar tan cercanos de esta localidad, también son conocidos como los Tesos de Posadilla


A 800 metros nos detendremos para bajar un poco por la ladera para ver los restos de 2 antiguos hornos utilizados para la elaboración de tejas y ladrillos.

Se puede distinguir la antigua cantera para la extracción de arcilla y los canales para recoger el agua y poder trabajar el material. 

Aquí se cocía el barro durante casi dos semanas con madera de urz o brezo de la zona en los primeros tiempos, luego se hacía con carbón.  

Son dos hornos de 2 bocas cada uno, uno de planta cuadrada forrado de ladrillo y el otro circular abierto.


Aquí se llegó a producir la cantidad de 250.000 tejas al año hasta su cierre definitivo a finales de los años 60 y cantidad similar de ladrillos refractarios. 

Para la teja se empleaba la arcilla blanca mezclada con la roja para evitar que mermara, mientras que para la fabricación del ladrillo se empleaba solo la roja. En parejas de maseros elaboraban las piezas, mientras los tendedores las posaban en la era para secar.

Ayudados de una mula, tiraban de una noria donde se recogía el agua de la lluvia mediante aljibes.

El color tan característico de esta tierra se debe a la transformación de determinados minerales como el feldespato y las micas. Un tipo de silicatos ricos en aluminio que proporcionan unas características especiales a estas arcillas, como su carácter refractario que permite que la cerámica alcance temperaturas elevadas al calentarse sin llegar a agrietarse y su capacidad de retener el agua que las hace especialmente apropiadas para la elaboración de tejas y ladrillos.


Antes de seguir avanzando, ¿Qué son las Torcas?

Pues las Torcas o Cárcavas nos recordarán un poco a las Médulas Bercianas, aquí también se extrajo oro pero en menor cantidad. Este paisaje fue trabajado a lo largo del tiempo de forma natural por la erosión y la lluvia, pero también la mano del hombre tuvo que ver. La deforestación, las prácticas agrícolas y ganaderas, la extracción de rocas y arcillas... han dado lugar a estos tesos y torcas cuyo origen se sitúa en el Cenozoico. 

En fin, oro, un lugar alto desde donde vigilar, arcilla para ladrillos y tejas, terrenos amplios para cultivos, agua, áridos para carreteras, cantos rodados para cimientos...  qué mas se puede pedir de un lugar con tantos recursos para que sea declarado "Lugar de Interés Geológico a nivel regional"


En algunas pendientes se pueden apreciar los diferentes estratos geológicos, suelos arcillosos cubiertos por una capa más resistente, siendo la capa más dura la que sufre estos efectos, dejando al descubierto la capa más blanda.



El punto más alto que alcanzan estos montes es de 927 metros y es aquí donde estuvo antiguamente asentado el pueblo de Barrientos que ahora vemos allá abajo.

Los primeros indicios de ocupación humana datan de la Prehistoria con restos de objetos de piedra tallada aparecidos al noroeste, en El Cillar. También aparecieron restos de época prerromana y romana en la zona de El Morión. 

A ciencia cierta, no se sabe cuando el pueblo se trasladó ladera abajo a orillas del río Tuerto, a la zona conocida como el Vago de los Linares (alrededor del cementerio). Se cree que debió ser hacia el año 1480 cuando los Reyes Católicos dominaron por completo a los Moros y se había pasado el peligro de invasión. 

En definitiva, un paraje singular y hábitat único para muchas especies animales como el águila calzada, el Cernícalo, el abejarruco, el mochuelo, el jabalí, corzo... aunque el conejo de monte es el habitante más abundante de la zona a pesar de que convive con su depredador el zorro.

_____________________________________

Espero que os haya gustado esta excursión y no dudéis de visitar el enlace que os dejo a continuación para descubrir más cosas que visitar por la zona MAS LUGARES PARA VISITAR

*Localización:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

+ entradas que te pueden interesar