Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

Al norte de la Región Centro de Portugal está la ciudad de Viseu, que no es demasiado conocida turísticamente pero es una de las más antiguas del país luso, además de estar en la famosa ruta de la Nacional 2. 

Sigue leyendo y verás todo lo que puedes ver en la ciudad de Viseu que seguro te sorprenderá 🙂

Si decides hacer la ruta en coche por la N2, te contaré que es una de las rutas más típicas de Portugal que va desde Chaves hasta Faro de norte a sur, pasando en este tramo norte por importantes localidades como Viseu, Lamego, Peso da Régua o Vila Real que veremos en los siguientes post del blog. Además puedes conseguir tu Pasaporte que es como un librito en el que vas sellando tu paso por las principales ciudades de la ruta.

Jardim da Ribeira y funicular

Si algo nos sorprendió de Viseu es la cantidad de parques y jardines que tiene 🌳 y que iremos descubriendo algunos de ellos a lo largo de esta entrada.

Un buen punto para comenzar nuestra ruta por la ciudad, es dirigirte hasta el Jardim da Ribeira al norte, olvidarte del coche (ya que hay un aparcamiento gratuito bastante grande, y luego coger el funicular que te subirá directamente al casco histórico con los monumentos más importantes para ver. 

📝La información turística pone que está abierto todos los días del año de 9:30 a 19:00 horas, pero la gente se queja de que muchas veces no funciona.  

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

El Jardim da Ribeira está a orillas del río Pavía que aunque no es un río demasiado grande, en este punto hay una dársena acondicionada que parece que algún día sirvió como presa para alimentar una pequeña central eléctrica que podemos ver ahora en desuso.

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

Puedes recorrer un sendero a orillas del río a un lado y otro del aparcamiento.

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

Aquí tienes cerca la Cava de Viriato, una obra de ingeniería emblemática y rodeada de leyendas sobre este guerrillero local que combatió contra las legiones de Roma. 

Se trata de un monumento octogonal con una superficie de 32 hectáreas con 8 túmulos de tierra de 250 metros de largo con acequias de 16 de ancho y 4 de profundidad, que puedes pasear por su perímetro por una senda peatonal. A día de hoy todavía sigue siendo un misterio de quién y para qué se construyó. ¿Campamento militar? Hay quien asegura que era la ciudad del general musulmán Almançor y desde aquí partió con su ejército para conquistar León en el 988, Astorga en el año 995 y Santiago de Compostela en el 997.

También hay quien asegura que éste fue el lugar donde Viriato se escondió de los romanos y quién asegura que era un campamento romano para vigilar las calzadas del Imperio que por aquí pasaban.   

Praça da Sé 

Bien subas en funicular o andando, ya que realmente es un tramo de unos 350 metros (eso sí, calzado cómodo porque la calle está empedrada y es en cuesta), llegarás a la Praça da Sé o Plaza de la Catedral que es el punto más alto de la ciudad. 

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

Uno de los edificios principales de la plaza es la Sé o Catedral de Viseu que fue construida entre los siglos XII y XVIII sobre los restos de un antiguo templo visigodo.

Por todo el tiempo que tardó en construirse, presenta una mezcla de estilos arquitectónicos que van desde el románico, gótico, barroco y manuelino. 

Su fachada está flanqueada por dos torres robustas con campanario que le dan un aspecto de fortaleza.  

El acceso a su interior es gratuito y merece la pena ver el claustro renacentista con sus paneles de azulejos con representaciones de la vida de San Teotonio, la Sagrada Familia y la Adoración de los Reyes Magos. 

En la planta alta está el Museo del Tesoro de Arte Sacro con esculturas, pinturas, relicarios, vestimentas y otros objetos de valor. Además también accederás al coro alto del siglo XVI, el claustro alto del XVIII, la sala capitular y al Paseo de los Canónigos en un tramo de la muralla. En esta parte si hay que pagar.  

Otro de los edificios de la plaza es el Museo Grão Vasco en el Palacio de los Tres Escalones que fue seminario en el siglo XVII. El Museo está dedicado al gran pintor renacentista portugués Vasco Fernandes, apodado "el Gran Vasco". 

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

Y el conjunto lo completan un crucero del siglo XVIII y la majestuosa Igreja da Misericórdia con su fachada rococó y dos torres laterales. Dentro puedes visitar el pequeño Museo de la Misericordia.  

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

Bajando un poquito por el lateral de la iglesia verás la Fonte das Tres Bicas que, como su nombre indica, tiene 3 caños de agua que cae sobre 3 grandes pilas de piedra labrada. En ella se puede ver la fecha de 1805, en su parte alta un escudo heráldico y ésta no es su ubicación original ya que proviene de una Quinta que estaba en el Campo da Feira de S. Mateus a orillas del río. 

Praça Dom Duarte 


A escasos metros de la catedral, está la Praça de Dom Duarte, una de zona también muy transitada del casco antiguo que lleva el nombre de un rey portugués que nació en esta ciudad en 1391 y en el centro hay una estatua homenaje. 

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

Porta do Soar y Capela de Nossa Senhora dos Remedios 


La Porta do Soar es una de las 7 puertas con las que contaba la antigua muralla alfonsina que rodeaba la ciudad en el siglo XV, que aunque se había comenzado a construir 70 años antes tras los ataques e incendios por las tropas de Castilla, fue terminada durante el reinado de Alfonso V de Portugal y de ahí su nombre.

Tras cruzar la puerta está la Capilla de Nossa Senhora dos Remedios del siglo XVIII construida con forma octogonal lo que le hace única en la ciudad. 

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

Rúa Direita

Si hay que escoger entre una de las estrechas calles del casco viejo para pasear, escogería la rua Direita sin duda, ya que todavía conserva pequeños comercios tradicionales y formaba parte del Barrio Judío. 

En tu paseo fíjate también en las fachadas de las casas con rasgos manuelinos, estilo que era utilizado por las familias más pudientes. 

En esta calle verás el Museo de Historia de la Ciudad, un pequeño museo de acceso gratuito en el que comprenderás mejor la historia de Viseu. Está abierto de martes a sábado de 9:30 a 17:30 horas. 

Porta dos Cavaleiros y Fuente de San Francisco 


Es la otra puerta que se conserva de la muralla medieval que tenía la ciudad junto con la Porta do Soar que vimos antes. 

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

También es conocida como O Arco, y es que realmente es un arco sobre un pequeño lienzo de muralla sobre el que hay un cartel que nos recuerda que es Monumento Nacional, por supuesto de azulejos.

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

Junto al arco verás una gran casona que es el Solar dos Alburquerque y la Fuente de San Francisco en estilo barroco con una pequeña imagen del santo policromada y un escudo con una corona de la Casa Real portuguesa en su parte superior. 

Praça da República - Rossio 


Abandonando ya la parte alta, vamos a visitar el centro neurálgico de Viseu, la Plaza de la República con edificios emblemáticos como el del Ayuntamiento y el del Banco de Portugal.

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

El jardín que ves en el lateral del Ayuntamiento es el Jardín Tomás Ribeiro con una fuente ornamental con chorros de agua y árboles de sombra. 

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

En el lado norte hay un gran mural de azulejos bajo unas escaleras, pintados en 1931 por Joaquim Lopes  

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

Parque Aquilino Ribeiro 


Al otro lado de la carretera... ¡otro parque! 🌳 el Parque da Cidade que desde este punto nos recibe la gran escalinata de la Igreja da Ordem Terceira de São Francisco en estilo barroco, conocida como la Iglesia de los Terceros y fue realizada con el cobro de un impuesto sobre la carne y el vino. 

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

En este solar se construyó el Convento de Santo António dos Capuchos en el siglo XVII. 

Este amplio parque urbano formaba parte de la Quinta de Maçorim, fue abierto al público en 1955 y además de amplia zona verde, fuentes y parque infantil, podemos ver varios ejemplares de robles centenarios que fueron plantados por los frailes franciscanos en la finca del convento que aquí había. 

Pero también veremos acebos, cerezos, adelfas... 

Praça de Santa Cristina 


Si has llegado hasta aquí por la Rúa Formosa, ya verías algunos restos de la primitiva muralla romana a través de un cristal, y en la rotonda en medio de la plaza se puede ver otro pequeño trozo. La muralla romana tenía cuatro metros de ancho y nueve metros de alto. 

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

Alrededor de esta plaza hay más puntos interesantes, como la Igreja de Nossa Senhora do Carmo que aunque su fachada nos parezca más de lo mismo del barroco portugués, en su interior nos quedaremos con la boca abierta admirando las pinturas del techo, los dorados retablos, la decoración de azulejos o su cúpula decorada desde abajo. 

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

Frente a la entrada del parking subterráneo al lado de los jardines, fíjate bien porque tendrás que bajar unas escaleras para ver la Fuente de Santa Cristina que data de 1523 y está dentro de una cúpula porticada. 

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

Enfrente están los Jardines de Santa Cristina que a ella estaba dedicada la ermita medieval que aquí había. Llama la atención una gran estatua de bronce sobre un pedestal de piedra, en homenaje a Dom António Alves Martins, que logró escapar tras ser condenado a ser fusilado en ese lugar en 1834 tras ser acusado de participar en la Revolución Liberal de Oporto. Años más tarde sería elegido diputado, fue profesor universitario, jefe de enfermería en el Hospital de São José, Obispo de Viseu y Ministro del Reino. 

Un paseo por Viseu, en la ruta de la N2

Una de las frases que hay en el pedestal de su estatua es: "La religión debe ser como la sal en la comida: ni mucha ni poca, sólo lo necesario". Una cita suya que me pareció interesante. 

Al otro lado de la calle está la Iglesia del Seminario Mayor.

Donde comer y dormir

Tanto en el casco histórico como en la parte más moderna de la ciudad, hay bastantes locales de hostelería de todo tipo para elegir. 

Los platos más típicos de Viseu son el Rancho à moda, la vitela asada à Lafões, el arroz de Carqueja, el entrecosto con chouriço y grelos, el cozido à Portuguesa y el cabrito asado. 

Para alojarte también hay bastante oferta ya que Viseu es una ciudad grande. Puedes buscar las mejores ofertas según tus necesidades AQUÍ  

💡 Si buscas un free tour o una visita guiada, en este enlace de Civitatis lo podrás encontrar:

No hay comentarios:

+ entradas que te pueden interesar