Amarante, la ciudad portuguesa del amor

Amarante, la ciudad portuguesa del amor
En el distrito de Oporto y a orillas del río Támega está la ciudad de Amarante, que sobre todo si eres gallego, te sonará por su famoso Parque Acuático al que mucha gente se desplaza en verano.


Pero es invierno y no os voy a hablar del Parque Acuático. En nuestra pequeña ruta por Portugal, éste es un destino que no teníamos planeado, pero su buena localización entre Oporto y Vila Real, hizo que buscase más información sobre la ciudad y fue todo un acierto. 

Te contaré lo que puedes ver en Amarante en una mañana o una tarde. 

Qué ver en Amarante

Se le atribuye su fundación a un centurión romano llamado Amarantus, pero realmente la historia de la ciudad está ligada a la figura del monje benedictino Gonzalo de Amarante, que fue proclamado santo y es patrono de la ciudad. 

Amarante, la ciudad portuguesa del amor

Te darás cuenta enseguida de lo importante que es São Gonçalo porque verás su nombre en un puente, un monasterio, los dulces típicos de aquí, los colhõezinhos o caralhinhos (sí así como suena, cojones en español 😉) y hasta tiene dos festividades en su honor, el 10 de enero y el primer fin de semana de junio. 

Bueno, te diré que realmente estos pasteles tradicionales tienen su origen en la época romana, y lo más curioso es su forma que ya te la puedes imaginar 😅 y llegaron incluso a estar prohibidos. 

🔺Puente de São Gonçalo 

Sobre el río Támega está el histórico Puente de São Gonçalo que es uno de los símbolos de Amarante. 

Amarante, la ciudad portuguesa del amor

Mide 50 metros y destacan cuatro balcones semicirculares y los obeliscos barrocos. 

Sus orígenes se remontan al siglo XIII pero de esa fábrica ya no queda nada ya que una crecida del río lo derrumbó y se construyó el actual en el XVIII con reformas posteriores.  

Fue escenario de las luchas contra las tropas napoleónicas y una lápida colocada en una de sus  pirámides nos recuerda que gracias a la resistencia de todos los habitantes, Amarante recibió el collar de la Orden Militar de la Torre y la Espada. 

📜Sobre él hay varias leyendas: se dice que fue el santo el que movió las piedras más grandes y convocó a los peces para alimentar a los trabajadores. Cuando se derrumbó en el siglo XVIII, la imagen de la virgen Nossa Senhora da Piedade, que estaba sobre un crucero en medio del puente, permaneció intacta y hoy la podemos ver en una de las ventanas de la iglesia al final del puente. 

Amarante, la ciudad portuguesa del amor


🔺Praça da República

En cuanto cruzas el puente te encontrarás en una plaza peatonal con varios elementos patrimoniales de interés como la Iglesia - Convento de São Gonzalo cuya portada lateral, y también la más bonita, da a esta plaza. 

Amarante, la ciudad portuguesa del amor

Se construye en el siglo XVI sobre otra ermita anterior también dedicada al patrón de la ciudad. 

Su construcción duró 80 años abarcando varios reinados y diferentes estilos arquitectónicos como renacentista, manierista o barroco.

La fachada principal contrasta con la lateral mucho más decorada con el retablo de la puerta y el Balcón de los Reyes, donde se pueden ver las estatuas de cuatro monarcas: D. João III, D. Sebastião, Cardinal-Rei D. Henrique y D. Filipe I. 

Amarante, la ciudad portuguesa del amor

En su interior destaca su altar barroco, sus claustros y la sacristía. Su acceso es gratuito en horario de 9 de la mañana hasta las 17 horas. 

También alberga la tumba con los restos mortales de São Gonçalo que es considerado el San Valentín portugués, ya que se dice que quien la visite y la toque encontrará el amor. De ahí que se conozca a Amarante como la ciudad del amor 💞

Amarante, la ciudad portuguesa del amor

Un paso estrecho a la derecha del puente, nos lleva hasta los jardines y dependencias del convento, con el Museo Municipal Amadeo de Souza-Cardoso.

Amarante, la ciudad portuguesa del amor

Desde su exclaustración, las dependencias del convento tuvieron diversos usos como dependencias del Ayuntamiento, Juzgados, Oficina de Correos, cuartel militar, almacenes, Escuela del Pueblo, biblioteca o Teatro y Cine. 

Esa torrecilla blanca que destaca en lo alto de la plaza es la Iglesia de São Domingos, a la que puedes llegar por la cuesta empedrada que verás al lado de la fuente junto a la fachada de la iglesia de São Gonzalo.

Amarante, la ciudad portuguesa del amor

Es un templo barroco del siglo XVIII; en su interior destacan las imágenes del Cristo de los Afligidos, que está realizada con pasta de papel policromada;  la de San Juan Evangelista y Santa María Magdalena que está tapizada en oro. 

Contiguo a la iglesia está el Museo de Arte Sacro.

  🔺Convento de Santa Clara

En la parte de arriba de esta última iglesia vemos las antiguas dependencias del Convento de Santa Clara que tras una larga historia, hoy apenas podemos ver la Capilla de San José.

Se dice que fue fundado en el siglo XIII por Doña Mafalda, infanta de Portugal. Se vio afectado por las invasiones francesas sufriendo incendios; la última monja del convento fue desalojada en 1862; luego fue vendido a particulares que lo convirtieron en residencia privada; en 1962 con la ampliación de la calle se derribó otra parte de las dependencias.  

🔺Iglesia de São Pedro 

Subiendo por la calle Teixeira de Vasconcelos está la Iglesia de San Pedro construida en 1727 sobre una capilla dedicada a San Martinho. Su gran torre en la fachada principal es la gran protagonista, rematada con  una cruz de tres brazos transversales.

Amarante, la ciudad portuguesa del amor


🔺Paseo del río Támega

A ambos lados del río hay varios sitios en los que se puede bajar a orillas del río Támega, pero el paseo fluvial más completo lo tendrás una vez pasado el puente de San Gonzalo junto a la plaza de la iglesia, donde comienza el Trilho das Azenhas de 6 kilómetros lineales por el margen derecho del río hacia el parque acuático. 

Amarante, la ciudad portuguesa del amor

Cuidado si vas en invierno porque con las crecidas del río algunos tramos pueden estar intransitables, de hecho en nuestra visita nos pasó eso y tuvimos que conformarnos con algunas vistas desde arriba. 

Amarante, la ciudad portuguesa del amor

También en el margen derecho del río, tras pasar el mercado municipal en la carretera que va hacia el camping, están las Termas de Amarante en dos edificaciones modernas. De hecho aunque se conocen las propiedades de estas aguas minero medicinales desde 1726, no ha sido hasta 2019 cuando se abrió este pequeño centro de bienestar termal. 

🔺Solar dos Magalhães

Al final de la calle Cândido dos Reis, en la zona conocida como Santa Luzia, se pueden ver los restos de una casa señorial del siglo XVI conocido como el Solar dos Magalhães.

Amarante, la ciudad portuguesa del amor

Solo se conservan las paredes exteriores, pero este lugar fue todo un símbolo durante la invasión de las tropas francesas de Napoleón en 1809. 

Se dice que por cada día de resistencia a la ocupación francesa de la villa, el general Loison al mando, se vengaba incendiando una casa noble. A diferencia de la mayoría de las casas incendiadas que luego serían reconstruidas, el Solar dos Magalhães permaneció igual. 

_______________

📜Una curiosidad que te encontrarás en varias casas en tu paseo por la Rúa 31 de Janeiro, serán unas marcas en su fachada con fechas. Son las marcas de hasta donde llegó el agua en los diversos años.

Amarante, la ciudad portuguesa del amor

Es increíble ver los niveles que puede alcanzar el río Támega durante sus crecidas 😱

_____________

 ** Más cosas que ver en el Distrito de Oporto

No hay comentarios:

+ entradas que te pueden interesar